• Buscar en Infoluz

Please wait while flipbook is loading. For more related info, FAQs and issues please refer to DearFlip WordPress Flipbook Plugin Help documentation.

Hno Puertas

La esperanza Gloriosa de la iglesia: Su traslado a la Patria Celestial.

28 de octubre de 2022
LA ESPERANZA GLORIOSA DE LA IGLESIA: SU TRASLADO A LA PATRIA CELESTIAL. INTRODUCCIÓN: El Arrebatamiento o traslado
Compartir en

LA ESPERANZA GLORIOSA DE LA IGLESIA: SU TRASLADO A LA PATRIA CELESTIAL.

INTRODUCCIÓN: El Arrebatamiento o traslado es una doctrina bíblica que nos alienta a creer en la promesa de Jesucristo, es la esperanza de gloria de la iglesia, motivo por el cual padecemos hoy, pero nos regocijamos por la convicción que tenemos, según Romanos 8:35-37.

Lectura: 1 Tesalonicenses 4:13-18
Texto para memorizar: 1 Tesalonicenses 4:18
«Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras».

I. DETALLES DE ESTE GRAN EVENTO:

¿Cuándo y dónde ocurrirá?

A) El día y la hora nadie lo sabe. Mateo 24:36

B) Sabemos que ocurrirá antes de la Gran Tribulación. Apocalipsis 3:10; Apocalipsis 4:1 ¿Donde será? En el aire. 1 Tesalonicenses 4:17

II. OBJETIVOS DEL ARREBATAMIENTO:

A) Levantar de la tierra a los santos fieles. 1 Tesalonicenses 4:16-17

B) Resucitar a todos los muertos en Cristo. 1 Corintios 15:52

III. DIFERENCIAS DEL ARREBATAMIENTO CON LA SEGUNDA VENIDA ¿CUÁL ES EL PROPÓSITO?

A) El propósito del Arrebatamiento es llevar a la iglesia al cielo para escapar de los juicios venideros. Apocalipsis 3:10

B) El propósito de la Segunda Venida es que Cristo descienda a la tierra para destruir al anticristo, apresar al diablo y establecer su reino milenial. Apocalipsis 19:20

DESPUÉS DEL ARREBATAMIENTO SE DARÁ COMIENZO A:

A) La Gran Tribulación. Daniel 12:1

B) La manifestación del anticristo. 2 Tesalonicenses 2:4

C) La gran señal para la Segunda Venida de Cristo. Zacarías 14:1-4; Apocalipsis 19:11-20

CONCLUSIÓN: A pesar de que muchos niegan la doctrina del Arrebatamiento, las Escrituras abundan en textos dónde claramente se anuncian estas grandes promesas. No nos dejemos engañar. Cristo viene por su pueblo. Sigamos creyendo en el Señor y esperándolo como los primeros cristianos fieles lo hacían, perseverando en la doctrina de los apóstoles.