• Buscar en Infoluz

    Buscar
Noticias

Guía Dominical | Dios tiene especial atención por los niños.

14 de julio de 2022
DIOS TIENE ESPECIAL ATENCIÓN POR LOS NIÑOS INTRODUCCIÓN: Dios perdonó a la ciudad de Nínive porque se
Compartir en

DIOS TIENE ESPECIAL ATENCIÓN POR LOS NIÑOS

INTRODUCCIÓN: Dios perdonó a la ciudad de Nínive porque se compadeció de los ciento veinte mil niños que no sabían discernir entre su mano derecha y la izquierda. También les hizo bien a las parteras egipcias por haber temido a Dios y no haber matado a los niños varones cuando asistían a las hebreas en sus partos.

Lectura: Deuteronomio 6:1-9
Texto para memorizar: Proverbios 22:6
«Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él»

I. JESÚS MINISTRA A LOS NIÑOS

a) Les imponía las manos. Marcos 10:16

b) Los discípulos reprendían a los que traían a los niños. Marcos 10:13

c) Jesús se indignó contra los opositores. Marcos 10:14

d) Jesús exige que recibamos el reino de Dios como niños «sin malicia». Juan 3:7; 1 Pedro 2:1-2

e) Jesús exige nacer de nuevo. Juan 3:3

II. LOS NIÑOS RESPONDEN AL LLAMADO DEL SEÑOR

a) Samuel, cuando niño, ministraba al Señor. 1 Samuel 3:1

b) Samuel no esperó títulos. 1 Samuel 3:7

c) Dios le reveló su secreto a Samuel y no al sacerdote Elí. 1 Samuel 3:11-12

III. LOS NIÑOS CORRESPONDEN AL AMOR DEL SEÑOR

a) Antes de formarse en el vientre. Jeremías 1:4-8

b) Juan el bautista fue lleno del Espíritu Santo antes de nacer. Lucas 1:41

c) Un niño le dio su comida al Señor. Juan 6:8-9

d) Dios perfecciona la alabanza en la boca de los niños y de los que maman. Mateo 21:14-16

Conclusión: La iglesia debe elaborar programas adecuados para que nuestros hijos sean instruidos en el camino de Dios, y atraer a otros niños, comenzando por los departamentos de la Escuela Dominical equipados y acondicionados dignamente, provistos de pizarras y computadoras; recordando que Jesús crecía en sabiduría y en estatura y en gracia, para con Dios y los hombres. Comenzó a ministrar desde el vientre de María, y después, a los doce años, en medio de los doctores de la ley, en el templo.