Menú Cerrar

De lo vil y menospreciado por el mundo a predicador de la Llave de la Libertad

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Sobreviviente de lo vil y menospreciado por el mundo, predicador de la Llave de la Libertad, es leer para creer que «De lo vil del mundo escogió Dios para avergonzar a sabios y entendidos». Día tras día el Señor forma a hombres capaces de llevar el mensaje de su palabra a predicar la llave de la libertad quien es Cristo Jesús, como lo es el caso del  Evangelista José Ramón Escorihuela misionero de las cárceles, quien compartió una entrevista al portal manifestando parte de su testimonio.
 
 
Sobreviviente
       Predicando la palabra de Dios a                     personas en situación de calle
 
Según José Ramón cuenta, que su vida fue envuelta en vicios, delincuencia, mala conducta pero que ahora por la misericordia de Dios lleva una vida totalmente diferente, llena de éxitos, triunfos, logros y sueños alcanzados y por alcanzar. 
 
 
En su entrevista relata que tan solo siendo un joven se convirtió en hampa en uno de los barrios más peligrosos de Venezuela, hechos que más adelante lo privó de su libertad. Estos sucesos provocaron ante la sociedad el rechazo hacia su persona por lo que ya se sentía cansado por la situación que ahora vivía.
 
 
Relata que con tanto rechazo, su pensamiento lo inculcaba a morir, matar toda la mala experiencia, las malas influencias, a todo vicio que estaba destruyendo su vida.
 
 
Al pasar algunos meses después de ese pensamiento, Dios comienza hacerle el llamado en la Misión Valencia 1, la cual es pastoreada por la Hna. Dulanny de Canelón, allí comenzó asistir a los cultos, ayunos y oraciones más no se había convertido al Señor Jesús.
 
 
Escorihuela señala, que en un momento inesperado encontrándose en la ciudad de Maracay hubo una intervención de Espíritu Santo el cual fue algo sobrenatural, tomo su corazón y comenzó el proceso de transformación en ese mismo instante, temblando por las fuertes corrientes del Espíritu Santo y llorando recuerda haber dicho lo siguiente:  Te acepto Señor hoy lo tengo que hacer.
 
 
Sobreviviente
                   Hno. Escorihuela y familia
 
Luego de otros meses transcurridos, desde que tomó la decisión de servirle a Dios y ya encontrándose en su ciudad natal, Valencia inició el trabajo de evangelización aunque lo único que dice que profesaba era «Cristo te ama, un mensaje de Dios para tu vida». Esfuerzo que Jehová veía desde el cielo y al cabo de un año lo honra permitiéndole llevar su palabra pero de una manera diferente, haciéndolo en campañas y servicios de culto.
 
 
Su relación con Dios fue fluyendo y llegó un momento en el que, Él Espíritu Santo nuevamente trata con su vida exhortándolo que debía perdonar y pedir perdón a  su peor enemigo, quien intento quitarle la vida, colocando un revólver en su cara pero se llenó de miedo y no pudo accionar el armamento, miedo que fue implementado por Dios para que José Escorihuela hoy llevara su palabra y cumpliera su propósito acá en la tierra. Hoy el hombre que quiso asesinarlo y a quien tuvo que pedir perdón, también lleva el evangelio de salvación a la humanidad, llamado como «Fernandito colombianito», ahora con nombre propio Fernando Linares.
 
 
El evangelista José, actualmente se encuentra en la Misión «Luz del Mundo» Machala 1 de la República de Ecuador, junto a su esposa Margarita, el Evangelista Guillermo Zegarra y Jim Tineos,  quienes predican el evangelio del Reino, anunciando que vale la pena dejar el mundo atrás para que Cristo viva en nosotros y así llevar una vida llena de felicidad, paz, gozo y éxito.
 
 
Sobreviviente
     Evangélista Guillermo Segarra y Jim Tineos
 
 
Por último, informó que Dios le ha permitido visitar cuatro cárceles en el Ecuador, donde en unos meses  realizará una actividad que tienen planificada, de igual forma han realizado diferente obras sociales a beneficios de las personas que se encuentran en situación de calle en el país de América del Sur, señaló que realizan un trabajo  externo promoviendo el evangelio en la carcel de Tocuyito- Valencia – Venezuela y que actualmente se encuentra establecida una congregación  con su Pastor y equipo de trabajo.
 
 
El Evangelista José Ramón  manifestó «Estoy agradecido con mi Rey Jesús por la oportunidad que me ha dado de llevar su palabra, que es la Llave a la Libertad en centros penitenciarios y a cada persona que necesita el mensaje de Salvación, para Él sea toda la Gloria». 
 
 
La misericordia de Dios es y sigue estando para todo el mundo, su amor salva, perdona, transforma y cambia, sólo se deben rendir  a los pies de Jesús arrepentidos y con el deseo en su corazón de cambiar como lo hizo José Ramón Escorihuela “El misionero de cárceles”.
 
 
 
Redacción: Adrianyelis Ramos
Diseño: Danna Güiza